Cómo estamos en época de Carnavales y como en el mundo se festeja de distintas formas, quiero contarles como es en mi región cuyana.
En la provincia de La Rioja se utiliza arrojarse harina, en la provincia de San Juan y Mendoza la tradición era tirarse agua. En cualquiera de las dos formas lo que había que hacer era evitar que a uno le cayera.
En La Rioja esa tradición ha continuado y es una fiesta provincial. En mi provincia esa práctica de "La Chaya" ya no es practicada, para mi una pena.
Leyenda


Cuenta la leyenda que Chaya era una muy bella jovencita india, que se enamoró perdidamente del Pujllay, joven alegre, pícaro y mujeriego que ignoro los requerimientos amorosos de la hermosa indiecita.
Fue así como aquella, al no ser debidamente correspondida, se interno en el monte a llorar sus penas y desventuras amorosas, desapareciendo en él para, desde entonces, solo retornar anualmente, hacia el mediado del verano, del brazo de la Diosa Luna (Quilla), en forma de rocío o fina lluvia.
En tanto Pujllay sabiéndose culpable de la desaparición de la joven india, sintió remordimiento y procedió a buscarla por todo el monte infructuosamente.Tiempo después, enterado el joven del regreso de la joven a la tribu con la luna de febrero, volvió el también al lugar para continuar la búsqueda pero fue inútil.
Allí, la gente que festejaba la anhelada cosecha, lo recibía con muecas de alegría; el por su parte, entre la algarabía de los circundantes, prosiguió la búsqueda y la indagación con profunda desesperación y resultado totalmente negativo.
Por ello, derrotado, termino ahogando en chicha su soledad y su pasada fama de Don Juan hasta que luego, ya muy ebrio, lo sorprendió la muerte. Punto final de un acontecer que se repite todos los años.
Tragedia de sabor griego que hoy aparece en la "quema del Pujllay" y en su "entierro", al final del carnaval.
Es tal vez la imagen del riojano sufriente, amante de la alegría y de la vida, que es capaz de morir por amor y su ideal, y que nunca se resigna a aceptar la mala cara de la marginación o del " destino".

Vidalita del Pujllay

Ésta recibe versos alegres y hasta picarescos compuestos por hexasílabos cortados el primer y el tercero por el estribillo "Ay Vidalita". Es lo que conocemos como la chaya.
El ejemplo más claro de esto, es la que sabemos todos, que era cantada por los hermanos Peralta Dávila, y de autor anónimo.

Cómeme, cómeme
Ay Vidalita
Seré tu melón.

Guarda las semillas
Ay Vidalita
Para otra ocasión.

Dicen que no caben
Ay Vidalita
Dos en un colchón.
Yo tengo uno en casa,
Ay Vidalita
Y caben un montón.
chaya
(Del quechua cháya, llegada)
Burlas y juegos del carnaval.

Comentario:

ana dijo...

Vaya me gustó mucho la leyenda de hoy.
Es curioso descubrir como un mismo acontecimiento, puede tener diferentes leyendas según el país en el que se viva.
Bonita leyenda sin duda alguna.
Ah y felicidades por tu premio (te lo mereces) y espero que tus sueños y deseos se cumplan.
Un besito muy fuerte.

Publicar un comentario

Mis pequeños soles te dan las gracias por tus palabras

Compartir: Agregar a Technorati Agregar a Reddit Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Blinklist Agregar a Google Agregar a DiggIt! Agregar a Meneame
Photobucket
ANIVERSARIO DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD
En la Tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”. “Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear”. "Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”. Ghandi

Soles que me siguen